La UNRWA “consternada” por la pérdida de vidas en Gaza y pide se investiguen

Manifestantes palestinos trasladan a un herido durante enfrentamientos tras una protesta cerca de la frontera con Israel hoy, lunes 14 de mayo de 2018, en el este de Gaza (Gaza). Las protestas en Gaza y Cisjordania contra el traslado de la embajada de EE.UU. a Jerusalén en el día en que Israel cumple 70 años se saldaron hoy con 55 muertos, siete de ellos menores, y más de 2.700 heridos, en una jornada en la que unas 40.000 personas participaron en marchas hacia la divisoria en la Franja palestina. EFE/MOHAMMED SABER

Jerusalén, 15 may (EFE).- La agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA) se mostró “consternada” por las muertes en las protestas hoy en la franja de Gaza y condenó “sin reservas el uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes, que tienen derecho a reunirse y expresarse pacíficamente”

“La población de la Franja de Gaza ha estado expuesta a las consecuencias de repetidos conflictos armados y un bloqueo asfixiante durante la última década. La violencia y la pérdida de vidas de hoy agregarán otra capa de trauma a una situación ya insostenible”, señaló en un comunicado el portavoz Christofer Gunnes.

La agencia se mostró “especialmente alarmada” por el impacto que han tenido los últimos acontecimientos en los refugiados palestinos, que suponen más del 70 por ciento de la población de Gaza.

Desde que comenzaron las protestas de la Gran Marcha del Retorno, el 30 de marzo, cuatro alumnos de escuelas de la UNRWA han muerto por fuego israelí y otros 125 han sido heridos, informa la agencia, que recuerda que “detrás de los números hay vidas destrozadas, destinos y extremidades. En muchos casos, las lesiones sufridas son muy graves y es probable que provoquen discapacidades de por vida”.

UNRWA pide que “se investiguen estos graves accidentes de conformidad con las normas internacionales para garantizar la rendición de cuentas por las violaciones del derecho internacional”.

Según las últimas cifras del Ministerio de Salud palestino, 58 personas murieron por fuego israelí, entre ellas al menos siete menores, y más de 2.771 fueron heridas, la mitad de ellas de bala o metralla y el resto con contusiones y asfixia por los gases lacrimógenos.

El Ejército israelí denunció intentos violentos de atentar contra la valla de separación, señaló que no se trató de manifestaciones, sino de disturbios agresivos y advirtió que no permitirá que se dañe la verja divisoria y que se pongan en peligro las vidas de civiles israelíes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion