El «trumpismo» celebra la falta de nuevas imputaciones en informe trama rusa

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, preside la celebración del Día de la Independencia de Grecia en la Sala Este de la Casa Blanca, en Washington (EE.UU.). EFE/Archivo

Washington, 23 mar (EFEUSA).- Buena parte de los seguidores del presidente Donald Trump han celebrado este sábado la falta de nuevas imputaciones en el informe final del fiscal especial Robert Mueller sobre la relación entre el mandatario y Rusia, después de que el documento fuese entregado a la Justicia.

«El punto central de la investigación de Mueller era ver si existía conspiración con Rusia para afectar las elecciones de 2016. (…) Ningún estadounidense será acusado de haber conspirado con Rusia», destacó la presidenta del Comité Nacional Republicano (RNC, secretaría del partido), Ronna McDaniel, en su Twitter.

Asimismo, McDaniel acusó a los demócratas de haber financiado una «narrativa falsa» sobre la investigación a través de «investigaciones infundadas a expensas del contribuyente» para desprestigiar a Trump.

La dirigente del RNC aplaudió que las pesquisas de Mueller hayan terminado «sin influencia» del Departamento de Justicia, tal como se había especulado desde los sectores más progresistas del país.

En la misma línea se expresó el Partido Republicano, que cargó hoy contra los demócratas por haber «especulado» sobre los resultados de la investigación de Mueller.

«Durante dos años, los demócratas y muchos de los principales medios de comunicación insinuaron que hubo interferencia con el fiscal especial. Como señaló el (fiscal general William) Barr, Mueller pudo completar su informe SIN interferencia del Departamento de Justicia», apuntó el Partido Republicano en su cuenta de Twitter.

«Esto demuestra que la especulación de los demócratas fue totalmente errónea», justificó el GOP (siglas de ‘Grand Old Party’).

El informe final no incluye nuevos cargos, ni siquiera imputaciones bajo secreto de sumario, según funcionarios citados por varios medios, lo que descarta la posibilidad de que Trump pueda quedar sujeto a una acusación federal que solo se haga pública una vez que abandone la Presidencia, como se rumoreaba en Washington.

Más allá de la respuesta de los organismos republicanos oficiales, Twitter se inundó de mensajes de «trumpistas» que aplaudieron la falta de nuevas imputaciones.

«Estoy celebrando el Día de la No Conspiración. Nuevo festivo. El presidente ama EE.UU. y nunca nos traicionaría», escribió Travis Tibbets, un hombre de San Diego (California) que se describe en esa red social como «cristiano, conservador, marine retirado y marido».

Barr y su equipo evalúan este fin de semana el documento final entregado por Mueller y es posible que den a conocer las primeras conclusiones a los legisladores en los próximos días, según anunció el propio fiscal.

Pese a que no existen nuevas acusaciones, algunos expertos señalan que el silencio de Trump tras la entrega del informe apunta a que el desenlace de las pesquisas podrían afectarle de alguna manera.

«Si el informe de Mueller no hubiera encontrado ninguna conspiración con Rusia, Trump ya estaría tuiteando una tormenta (de tuits) al respecto y el informe completo se publicaría hoy para respaldarlo. En lugar de eso, tenemos un silencio ‘nixoniano'», observó Richard Painter, antiguo director de la división de Ética de la Casa Blanca y profesor de la Universidad de Minesota.

Está por ver si la investigación de Mueller ha determinado si Trump obstruyó a la justicia al despedir al ex director del FBI, James Comey, quien había continuado las pesquisas sobre la presunta injerencia rusa que esa agencia inició en el verano de 2016.

En caso afirmativo, Trump podría enfrentarse a un proceso de juicio político o «impeachment» en el Congreso, tal como sucedió a los expresidentes de EE.UU. Richard Nixon (1969-1974) y Bill Clinton (1993-2001).

En total, la investigación de la trama rusa ha resultado en la imputación de 34 personas, incluidos seis exasesores de Trump -Paul Manafort, Rick Gates, George Papadopoulos, Michael Cohen, Michael Flynn y Roger Stone- y 26 individuos rusos, que probablemente no serán juzgados porque EE.UU. no tiene tratado de extradición con Rusia.