El dinamismo portuario cae en América, en parte por la tensión entre EE.UU. y China

Vista general del Puerto de Valparaíso (Chile), sede de la 107ª Convención Anual de la Asociación Americana de Autoridades Portuarias (AAPA). EFE

Valparaíso (Chile), 9 oct (EFE).- La guerra comercial que mantienen Estados Unidos y China, junto a una serie de incertidumbres económicas surgidas en otras latitudes, explica en parte la pérdida de dinamismo que sufre en la actualidad la industria portuaria de América.

Así lo explicó hoy a Efe el argentino Ricardo Sánchez, experto en infraestructura y puertos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), quien participó en uno de los paneles centrales de la 107 convención anual de la Asociación Americana de Autoridades Portuarias (AAPA), que se celebra en el Puerto de Valparaíso, unos 120 kilómetros al oeste de Santiago de Chile.

“(La tensión comercial entre Estados Unidos y China es un factor) muy importante porque las barreras proteccionistas obviamente atacan el comercio y por derivación atacan al transporte y a los puertos”, comentó Sánchez.

“Las medidas proteccionistas se ven con expansión en el mundo y por tanto el libre comercio está siendo afectado, y eso naturalmente agrega otro elemento a la contracción del crecimiento que tienen los puertos”, agregó el experto, quien intervino en un panel que analizó la asociación entre la situación de la economía mundial y la industria portuaria.

Sánchez relató que el 2017 fue un buen año para el crecimiento del comercio en el mundo tanto en países desarrollados como en desarrollo, pero que la economía global sigue afectada por una crisis que “no acaba de irse” y por una serie de incertidumbres.

En su opinión, eso está provocando que aunque las expectativas económicas generales son positivas, la tasa de crecimiento portuario es baja y eso “causa preocupación”.

El experto relató que antes de la crisis económica “cuanto más crecía la economía, más crecían los puertos” y que, en concreto en Latinoamérica, la industria portuaria crecía hasta cuatro veces más que la economía, algo que en la actualidad ya no sucede.

Además de la tensión entre EE.UU. y China, Sánchez mencionó como causas de que la actividad portuaria haya perdido ese dinamismo las incertidumbres económicas que han surgido este año en Reino Unido, en algunos países de la zona Euro y en Japón.

“Las nuevas economías de redes en las empresas navieras, que traen racionalidad al mercado y hacen que haya menos movimiento de contenedores, y que las mercancías ocupen menos espacio y por lo tanto a mismo volumen de comercio ocupan menos contenedores, también son factores que explican esa pérdida de dinamismo”, dijo Sánchez.

El consultor de la empresa panameña Talasonómica S.A. Rodolfo Sabonge dijo a Efe que el sector portuario “no crece a las velocidades que creía antes pero que requiere hacer las inversiones para poder adecuarse a los requerimientos del buque más grande que están emplazando las alianzas navieras en la región”.

Las alianzas en la industria del transporte marítimo fueron otro de los puntos de debate de la jornada, ilustrando una concentración de navieras que ha llevado a una disminución de la competencia y a que aumente su poder de negociación para imponer sus condiciones y precios.

“Las alianzas se han hecho para reducir los costos de las navieras a través de economías de escala, pero no necesariamente el costo que ha reducido se ha trasladado al dueño de la carga”, dijo Sabonge, moderador del panel que abordó esta temática.

Sabonge señaló un tercer eslabón de la cadena, el de los puertos, que “forman parte de la cadena de suministro de los países para lograr que su comercio sea competitivo”.

“Cada eslabón tiene sus propios intereses y hay que buscar una manera de conciliarlos” para que las navieras no determinen toda la negociación”, algo que “afecta la competitividad del comercio exterior de muchos países”, comentó Sabonge.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion