El comisionado Rob Manfred admite que Mike Trout no quiere promover su imagen

El comisionado de la Liga Mayor de Béisbol Rob Manfred. EFE/Archivo

Redacción Deportes (EE.UU.), 18 jul (EFE).- El comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, admitió que el deporte pasatiempo nacional tiene en el jardinero Mike Trout, de los Angelinos de Los Angeles, a una estrella excepcional en el campo de juego, pero que no trasmite esa misma imagen fuera del campo.

Manfred destacó durante su estancia en el tradicional Juego de las Estrellas, que esta noche se disputó su edición 89 en el Nationals Park de Washington DC, que Trout sería también una estrella aún más grande si dedicara más tiempo a la comercialización.

Trout, con apenas 26 años, ya tiene en su poder dos premios de Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Americana y ha sido elegido siete veces al Juego de las Estrellas.

En 2015, se convirtió en el primer jugador en 38 años en pegar cuadrangular al inicio del un Juego de Estrellas, luego se convirtió en el primer jugador en llevarse a casa el premio MVP del “Clásico de Verano” dos años seguidos.

“La comercialización de los jugadores requiere una cosa segura: el propio jugador”, comentó Manfred. “No se puede comercializar a un jugador de forma pasiva. Se necesita gente que se relacione con aquellos a quienes se intenta comercializar para tener una venta positiva”.

Manfred fue categórico al decir que estaban muy interesados en que los jugadores participasen más, tengan mayor proyección y ayudarlos a desarrollar su marca individual.

“Pero eso implica que el jugador participe activamente, de lo contrario no tiene sentido”, subrayó Manfred.

“Trout elige no gastar su tiempo de inactividad en la comercialización de su imagen”.

El comisionado de las Grandes Ligas sólo tuvo palabras de elogio para Trout al que calificó como “un gran jugador” y una persona “muy agradable”.

Manfred también admitió que su oficina no estaba de acuerdo con el director ejecutivo del Sindicato de Jugadores, Tony Clark, al considerar que la agencia libre durante el descanso invernal había estado “bajo presión” por parte de los dueños de los equipos.

El comisionado de las Grandes Ligas también reconoció que ambas partes tampoco estuvieron de acuerdo sobre si la figura del bateador designado debe desaparecer de la competición de la Liga Americana.